PROYECTO EDUCATIVO DE CENTRO

 

2019- 2022

1.PRESENTACIÓN:

El proyecto educativo de centro del colegio Divino Maestro de Madrid, es el marco referente de toda la Comunidad Educativa.

Pretende ser una herramienta de planificación y gestión que involucre a la comunidad educativa, buscando una mejora de la calidad en todos los ámbitos de la vida del centro.

El PEC define nuestro “carácter propio”, atendiendo a la realidad de nuestras familias y teniendo en cuenta los ámbitos fundamentales que nos definen; MISIÓN, VISIÓN Y VALORES.

Este proyecto ha sido elaborado por el Equipo Directivo, teniendo en cuenta las necesidades reales de nuestro centro, las inquietudes y motivaciones del claustro. Realizando así, una reflexión profunda de todos los cambios posibles, para conseguir el éxito educativo de nuestros alumnos, tanto académicamente como en la construcción de un proyecto de vida en el marco de unos valores y competencias que les permitan ser miembros activos de su sociedad.

Queremos que este documento sea un instrumento vivo, útil, abierto y referente para toda la vida escolar, con el fin de lograr una mejora continua del proceso enseñanza-aprendizaje, dentro de un clima de confianza, respeto, diálogo y ayuda mutua. 

Queremos que nuestro colegio sea en su globalidad un espacio educativo, de aprendizaje global e interactivo, en donde todos se sientan protagonistas. A continuación les detallamos los aspectos más significativos de nuestro proyecto.

 

 

2.RASGOS DE IDENTIDAD.

2.1PRINCIPIOS DE IDENTIDAD DEL CENTRO:

MISIÓN:

Nuestro centro Divino Maestro de Madrid, pertenece a la Institución de las Misioneras del Divino Maestro que son, en la Iglesia, una Institución Religiosa docente, fundada a mediados del siglo XX por Francisco Blanco Nájera y Soledad de la Cruz, llamada a evangelizar desde la educación con dedicación  preferencial a los pobres (los más desfavorecidos en lo que respecta al nivel económico, capacidad intelectual, dificultades de aprendizaje y conductual y como respuesta al mandato de Jesús Divino Maestro: “Id y ENSEÑAD”.

 

 La presencia de seglares y religiosas en el centro expresa la vivencia de un mismo carisma educativo, como signo que identifica la misión evangelizadora de la Escuela Católica y su significatividad en la Iglesia.

 

Trabajamos en la promoción de los alumnos, desarrollando todas sus dimensiones y capacidades para elevar su dignidad humana y mejorar su nivel social facilitando su integración en la sociedad

 

Propiciamos una relación cercana familia-escuela basada en la confianza, en el respeto y en el diálogo, en la participación activa, apertura, colaboración y ayuda mutua, para que la educación sea coherente con los principios de nuestra propuesta educativa y el alumno descubra que debe poner todas sus potencialidades al servicio de la comunidad.

 

 

VISIÓN

Queremos seguir evangelizando desde la educación. Que el profesorado que comparte con las hermanas la misma Misión, vaya creciendo en identificación con el carisma, comprometiéndose con el proyecto educativo de nuestro centro, sintiéndonos así, Familia Divino Maestro.

Caminos para llegar a esta visión:

  •      Considerar la pastoral como eje vertebrador que envuelve toda la vida del centro.
  •    Planificar la formación pedagógica y cristiano-carismática, para dar respuesta a las necesidades de nuestra comunidad educativa.
  •   Profundizar en nuestra identidad como profesores Divino Maestro buscando tiempos para compartir experiencias de fe y vida.
  •     Cuidar con esmero la selección y acompañamiento del profesorado, con un perfil cristiano, comprometido y profesional.
  •    Potenciar el trabajo en equipo para conseguir un alto nivel de calidad educativa y así responder a los retos que nos plantea la sociedad actual.
  •      Preparar con calidad las clases de religión.
  •     Planificar con visión anticipada, las reuniones, actividades y campañas que se desarrollen en el centro.
  •      Adaptar el aprendizaje a los ritmos y capacidades de los alumnos.
  •     Llevar a cabo una práctica docente, en la que la evaluación sirva de mejora continua.

 

Queremos que nuestros alumnos se preparen para ser competentes en todas las dimensiones de su persona, capaces de integrarse en la sociedad del siglo XXI, involucrándose de forma activa en la construcción de una cultura de verdad, justicia, paz, solidaridad y espíritu crítico.

Caminos para llegar a esta visión:

  •   Considerar al alumno como centro y protagonista activo de su  aprendizaje.
  •    Cuidar la atención a la diversidad, atendiendo las necesidades concretas de los alumnos, proporcionando los recursos necesarios.
  •   Promover la participación de los alumnos en la vida del centro, para conseguir una cultura corporativa.
  •    Potenciar el uso de metodologías proactivas para favorecer el desarrollo integral del alumno.
  •   Dotar al alumno de herramientas que favorezcan una cultura de convivencia.
  • Gestionar eficazmente todos los recursos con los que cuenta el centro

(humanos, económicos, espacios,) para ofrecer una educación de calidad.

  •   Fomentar la evaluación (autoevaluación, coevaluación.) como medio para alcanzar los retos planteados.
  •   Cultivar en los alumnos la interioridad, la atención y la gestión de emociones.
  •     Desarrollar en los alumnos buenas habilidades comunicativas.

 

Queremos que el Plan Familia-Escuela potencie y facilite nuestra relación con las diferentes culturas y enriquezca nuestra visión global para poder llegar a un entendimiento común y así favorecer el compromiso de educar juntos a nuestros alumnos, enseñándoles a comprender la vida. Sin la participación activa de la familia, no es posible pensar hoy día en conseguir una acción educativa coherente.

 

Caminos para llegar a esta visión:

  •     Invitar a las familias a participar activamente en la vida del centro.
  •    Comunicar a las familias a través de diferentes medios todo lo que se hace en el centro.
  •   Favorecer momentos de formación para que puedan ayudar en la educación de sus hijos.
  •   Potenciar los cauces de comunicación con las familias, a través de tutorías, reuniones, favoreciendo un clima de respeto y de confianza.
  •    Ofrecer a los padres perspectiva sobre cómo enfoca nuestro colegio la educación de su hijo/a: hacer pedagogía de las líneas educativas del centro.
  •     Conocer y comprender mejor las diferentes culturas de las familias para saber qué necesitan especialmente del centro escolar.

 

VALORES

El equipo de educadores llevamos a cabo la tarea educativa con una voluntad explícita de proponer al educando aquello que nosotros profesamos en nuestra vida diaria y que pensamos que es bueno.

Los valores explicitados en nuestro Carácter Propio:

  • Configuran nuestra identidad. Son referentes en nuestra forma de vivir, convivir y trabajar.  Se expresan en actitudes que inciden en la cultura organizativa del centro, en el clima de relaciones y el comportamiento de las personas.
  • Son fuente de energía que nos alimenta y favorecen la cohesión de la Comunidad Educativa.
  • Aportan dirección y orientación a la Comunidad Educativa, para caminar de forma coherente y coordinada hacia los fines últimos marcados en nuestro Carácter Propio.
  • Ofrecen las claves para jerarquizar los criterios a seguir en la toma de decisiones.
  • Configuran los criterios para la selección de educadores y su formación inicial y continua.

 

Nuestra concepción de persona implica una jerarquía de valores desde la dimensión trascendente que, una vez asimilados, se manifiestan en actitudes concretas ante los diferentes hechos de la realidad.

En nuestro Proyecto Educativo optamos por los siguientes VALORES:

 

Fraternidad y solidaridad

Virtudes cristianas que se fundamentan en la filiación divina y se expresan en la vivencia del mandamiento del Amor.

Supone:

Saberse hermanos unos de otros.

La convivencia pacífica entre diversos modos de vida, culturas y religiones.

Ser conscientes de que todas nuestras acciones repercuten en los demás.

Comprometerse con las necesidades materiales, culturales y espirituales de los otros.

Actitudes de comprensión, amabilidad, disponibilidad, ayuda a los demás, hospitalidad, perdón y gratuidad.

Amar a los otros por lo que son y no por lo que hacen.

 

Justicia

Es el reconocimiento y respeto por la dignidad de la persona y sus derechos.

Esto supone:

Sensibilidad para ponerse a favor de una sociedad más justa y fraterna.

Diferenciar lo personal de lo común y respetarlo como bien de todos.

Respeto a las diferencias individuales y compromiso de ayuda a los más desfavorecidos.

Un proceso de sensibilidad ante las desigualdades sociales que va desde la toma de conciencia, hasta el compromiso.

Respetar las opiniones y opciones de los demás.

 

Libertad y Responsabilidad

Hace referencia a la conquista de la autonomía personal para optar por la verdad y el bien. Ser capaz de dar razón de sus propios actos.

Supone:       

que el educando vaya siendo dueño de sí mismo y capaz de tomar opciones.

Tener como base el reconocimiento de la propia dignidad y responsabilidad.

Ser capaz de orientar su vida hacia una vocación, movido por el amor, el servicio, la donación.

 

Respeto y tolerancia

Es mantener una relación equilibrada con uno mismo, con los otros, con la naturaleza y las cosas.

Supone:

Cuidar la obra de Dios –la naturaleza, el hombre y la propia persona- y todo lo que contribuya al bien común.

Aceptar a toda persona independientemente de su condición social, raza, cultura y religión.

Escucha y diálogo.

Asumir y vivir en conformidad con los valores de la democracia, libertad, creatividad y autonomía.

Disposición a admitir lo diferente.

Dejar que cada uno crezca y se desarrolle de acuerdo con sus potencialidades.

Corregir con amor, nunca con palabras o gestos humillantes buscando un camino para que el alumno desarrolle habilidades humanas.

 

 

Verdad y espíritu crítico

Es la coherencia entre lo que se dice, piensa y vive.

Implica:

Desarrollo de un sano sentido crítico ante los medios de comunicación, acontecimientos y corrientes sociales.

Conocimiento de otras fuentes de información y formación que dan profundidad al pensamiento y a la vida.

Capacidad de pensar antes de actuar, reflexionar sobre sus comportamientos y actuar con coherencia.

Actitud abierta para el diálogo, sinceridad y transparencia.

Fidelidad a los propios principios y valores.

 

 

 

 

Fortaleza y cultura del esfuerzo

Es una fuerza interior que nos hace capaces, con la ayuda de la inteligencia y de la voluntad, de superar los obstáculos que se oponen al bien y a nuestro crecimiento como personas. Es un valor equiparable a la constancia, la entereza, la fidelidad.

Supone:

El ejercicio de la voluntad y la decisión de ser fiel a sí mismo y a los principios adoptados libremente.

Ser capaz de enfrentarse con los propios errores, debilidades y dificultades.

Constancia y perseverancia en las metas propuestas.

 

Paz

Afecta a todas las dimensiones de la vida y constituye uno de los máximos valores de la existencia humana.

Supone:

Promover actitudes críticas que induzcan a resolver constructivamente los conflictos ante la violencia verbal, psicológica o física.

Establecer relaciones en plano de igualdad y reciprocidad.

Respeto a los derechos humanos de todas las personas (modos de vida, culturas, religiones).

Un proceso dinámico para educar en la NO VIOLENCIA.

 

 

Participación

Va a proporcionar al alumnado las herramientas necesarias para integrarse de manera activa en la vida en sociedad, a través de un aprendizaje de conductas y actitudes tolerantes, democráticas, activas, críticas y de respeto, contribuyendo a la mejora de su entorno social.

En el contexto escolar supone:

Interactuar en el proceso educativo y en el ámbito organizativo del centro.

Intercambiar información.

Fomentar la interacción.

Compartir ideas, criterios.

Propiciar relaciones fluidas de comunicación.

Expresarse libremente, con respeto y actitud tolerante hacia los compañeros.

Participar en la resolución de conflictos.

Concluimos afirmando con Francisco Blanco Nájera y Madre Soledad:

Que la acción de educar implica formar todos los aspectos de la personalidad del educando hasta que la persona sea coherente con los valores. 

Que “el clima envolvente que sostiene estos valores es el amor-ternura”.  Clima que caracteriza nuestro modo de ser y hacer educación: “El arte de saber educar es el arte de saber amar”.

 

2.2 MODELO DE ALUMNO (PERSONA) A FORMAR:

 

 La educación implica desarrollar no solo inteligencias sino principalmente voluntades, adquirir hábitos y forjar caracteres” (frase de nuestro fundador Francisco Blanco Nájera)

 

 

 Un pensamiento correcto, la educación de la voluntad, el conocimiento y el control de las emociones son medios adecuados para que los alumnos sean capaces de pensar bien, para actuar bien y de ese modo, colaborar en hacer un mundo más humano.

Una buena organización en la mente de los alumnos facilita no solo que sigan con éxito sus aprendizajes, sino que sean capaces de transmitirlos a otros contextos de su vida.

 

 

“Es consciente de su pertenencia a un grupo humano que debe funcionar como un equipo…” (frase de nuestro fundador Francisco Blanco Nájera)

 

El trabajo en grupos cooperativos enriquece el aprendizaje, aumenta la sensibilidad social y enseña no solo a trabajar en grupo, sino a trabajar para y por el grupo.

 

La responsabilidad personal y la atención a los compañeros, el sentido de pertenencia al grupo y el respeto a las normas del pequeño y grande son formas adecuadas de aprender prácticamente a vivir y convivir en sociedad. La cooperación entre iguales es una estrategia didáctica de primer orden. La cooperación incluye el diálogo, el debate y la discrepancia, el respeto a las diferencias, saber escuchar, enriquecerse con las aportaciones ajenas y tener la generosidad suficiente para ofrecer lo mejor de sí mismo.

 

Educar a un niño es prepararle para la vida” …” (frase de nuestro fundador Francisco Blanco Nájera)

 

 

Enseñamos para dar respuesta a las necesidades de los alumnos y de la sociedad cambiante.   Por ello concebimos el trabajo en el aula como un tiempo para que los alumnos conviertan su potencial intelectual y humano en habilidades y destrezas para vivir plena y satisfactoriamente.  Aspiramos a que sean y se sientan más competentes.  Con este enfoque competencial de la educación asumimos los siguientes planteamientos: 

Desarrollo competencial del alumnado: Provocar el desarrollo de las competencias básicas para desarrollar capacidades más que transmitir informaciones y conocimientos.

Vinculación de los aprendizajes con la vida cotidiana: El desarrollo de las competencias fundamentales requiere focalizarse en las situaciones reales y proponer actividades auténticas. Vincular el conocimiento a los problemas importantes de la vida cotidiana de nuestros alumnos.

 

Aprendizaje crítico: El desarrollo de proyectos y actividades auténticas conduce a la configuración de entornos culturales para el aprendizaje crítico.

 

El alumno activo: Provocar aprendizajes relevantes de las competencias básicas requiere implicar activamente al estudiante en procesos de búsqueda, estudio, experimentación, reflexión, aplicación y comunicación del conocimiento.

Aprender a aprender: El aprendizaje relevante requiere estimular la metacognición de cada estudiante, su capacidad para comprender y gobernar su propio y singular proceso de aprender y de aprender a aprender.

Clima afectivo positivo: “La educación es obra de amor” El desarrollo de las competencias requiere proporcionar un entorno seguro y cálido en el que el alumno se sienta libre y confiado para probar, equivocarse, realimentar, y volver a probar.

 

 

PERFIL DEL ALUMNO:

 

            Pretendemos hacer realidad en nuestro centro lo que se desprende del Ideal Pedagógico de Francisco Blanco Nájera.

 

  • Como persona

 

Queremos contribuir a que el alumno vaya clarificando progresivamente su proyecto personal de futuro e integrando armónicamente todas las dimensiones de su personalidad. En esta dinámica trabajamos para que el alumno:

 

    • Se desarrolle de manera integral.
    • Valore la vida humana desde el momento de su concepción.
    • Posea autoestima personal capaz de actuar con coherencia y honestidad.
    • Tenga firmeza de carácter y voluntad.
    • Sepa relacionarse con los demás.
    • Sea reflexivo, sepa tomar decisiones encaminadas a la verdad y el bien.

 

 

 

 

 

 

  • Como ciudadano

 

Queremos educar a los alumnos para que sean capaces de construir una sociedad fraterna y solidaria, conociendo la realidad y adoptando una actitud de servicio. En esta dinámica trabajamos para que el alumno:

 

    • Coopere activamente en mejorar el Centro y el entorno.
    • Sea sensible ante la injusticia y comprometido en la construcción de un mundo más justo y humano.
    • Capaz de descubrir el amor como actitud de ayuda, servicio y gratuidad.
    • Crítico ante la presión social del entorno que le rodea.

 

 

  • Como cristiano

 

Queremos que los alumnos tomen como referente a Jesús Divino Maestro y los valores del Evangelio. En esta dinámica trabajamos para que el alumno:

 

    • Sea capaz de asombrarse y plantearse preguntas ante las situaciones de la vida.
    • Se considere hijo de Dios y hermano de todos.
    • Se identifique con Jesús y actúe de forma coherente.
    • Tome como modelo a la Madre Inmaculada y busque su protección.
    • Participe activamente en la vida de la comunidad cristiana.
    • Siga creciendo en la Fe y el conocimiento de la vida cristiana.
    • Valore la clase de Religión como oportunidad de crecimiento.

 

 

 

 

 

  1. OBJETIVOS PERSEGUIDOS CON EL PROYECTO EDUCATIVO.

 

EJE CARISMÁTICO.

  •    Tomar la pastoral como eje vertebrador, que nos guie en todo el proceso de enseñanza- aprendizaje y en la vida general del centro.

 

  •    Ser una Comunidad cristiana identificada con nuestro carisma y comprometida con una escuela que evangeliza, desde la vivencia de la fe y el compromiso de todos los que formamos la familia Divino Maestro.

 

  •    Potenciar el voluntariado entre nuestros alumnos para realizar acciones que ayuden a los demás en el barrio y fuera de él.

 

           

EJE PEDAGÓGICO

  •       Impulsar un cambio de cultura innovadora en nuestro centro, sistematizando y organizando todas las metodologías activas que se aplican ya en nuestras aulas y reformulando aquellas, que no están bien implantadas y que son necesarias para el avance de nuestros alumnos.
  •     Implantar el proyecto de educación emocional en todo el centro.
  •   Mejorar los resultados académicos de nuestros alumnos, ofreciéndoles metodologías, estrategias y herramientas que les hagan alcanzar las competencias necesarias para desenvolverse en la vida.
  •     Formar al profesorado en aquellas metodologías que encajen mejor en nuestro modelo educativo de centro y favorezcan el aprendizaje de nuestros alumnos.
  •     Crear un proyecto medioambiental para todo el centro.
  •     Propiciar hermanamientos entre profes para aprender unos de otros.
  •     Promover una cultura transformacional a través de la participación de todo el personal y reduciendo la tensión y los conflictos, aportación colaborativa de las personas, los órganos unipersonales y colegiados.

 

 

EJE PARTICIPATIVO.

  •    Impulsar y cuidar la relación familia-escuela, como rasgo de identidad y calidad de todos nuestro Centro y base imprescindible para que la acción educativa sea coherente con los principios de Proyecto Educativo.
  •      Fomentar en los padres una cultura corporativa, para que sientan el centro como suyo y consigamos su participación en la aportación voluntaria, y alcanzar así mejoras estructurales para nuestros alumnos.
  •    Propiciar alguna reunión informal de la directora general con padres encargados, que representen a las diferentes clases de las etapas.
  •     Avanzar en la participación del profesorado en la vida del centro, cuidando un estilo de relaciones positivo que mejore la confianza, el bienestar, la motivación, la creatividad y el compromiso por nuestro ideario.
  •    Hacer partícipes a los alumnos, teniendo en cuenta sus intereses y demandas, a la hora de desarrollar actividades.
  •    Facilitar cuestionarios de evaluación para los alumnos y las familias y hacerles partícipes de nuestro proyecto.
  •    Fomentar la participación, el compromiso y el trabajo en equipo escuchando, apoyando y estimulando a todos los miembros de la Comunidad educativa.

 

 

 

EJE ORGANIZATIVO.

 

  •      Impulsar la cultura organizativa del Equipo Directivo de forma que sea un elemento de identidad en nuestro estilo de relaciones y organización del centro, basada en los valores que emanan de la identidad: respeto a las normas establecidas, cumplimiento responsable de las funciones encomendadas. Arriesgando ante los retos de innovación educativa y un estilo didáctico cooperativo, asertivos y referentes de entrega gratuita a la comunidad educativa.
  •      Realizar un plan de comunicación para toda la comunidad educativa.
  •     Dar a conocer el trabajo que realizamos a través de nuestra página web y de las diferentes redes sociales.
  •      Sistematizar por etapas los tiempos de publicación y los contenidos en las redes.
  •    Poner en práctica correctamente el protocolo de acogida de los alumnos nuevos que vienen al centro.
  •      Acompañar al profesorado nuevo en el descubrimiento de la vida del centro, dándole toda la documentación necesaria.
  •       Propiciar medidas necesarias en cuanto espacios y horarios que mejoren la atención a los padres en el terreno administrativo y de secretaria.

 

Colegio Concertado Divino Maestro

  Paseo de Extremadura, 165,
Madrid, 28011, (Madrid)

  91 464 94 81

Blogs Colegio concertado en La Latina